EmpreNautas

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

Cómo financiar mi emprendimiento

Correo Imprimir PDF
autofinanciamiento
Foto Dan Moyle

Durante mucho tiempo se ha puesto demasiado esfuerzo en enseñar a los emprendedores a conseguir dinero de inversores externos y, por lo tanto, a armar planes de negocios basados en ideas que puedan ser atractivas  para el capital de riesgo o capital emprendedor. Quizás motivados por aquéllos que pregonan que sobran capitales y lo que falta son buenos proyectos.

 

La verdad es que son escasas las nuevas empresas que logran acceder al capital de riesgo en sus inicios, en general prefieren empresas constituidas con modelos de negocios probados.

 

Los nuevos emprendimientos, en su mayoría, no son atractivos para el capital de riesgo porque no logran cubrir las exigencias de estos inversores.

 

 

 

En otras palabras no logran tentar capitales de riesgo porque no tienen:

 

  • Un proyecto a gran escala que atienda un mercado potencialmente grande o con una tasa de crecimiento elevada.
  • Un producto innovador o novedoso.
  • Una estrategia bien definida.
  • Un management adecuado o fundadores creíbles.
  •  

    Pero miles de emprendimientos no cumplen estas condiciones, no acceden al capital de riesgo y sin embargo son muy exitosos!, crecen a tasas elevadas, generan empleo y contribuyen con la economía del país (y la del emprendedor por supuesto). ¿Cómo se financian estas empresas?

     

     

     

    Estas empresas exitosas recurren a técnicas de autofinanciamiento o bootstraping, ¿de qué se trata esto? Básicamente nos referimos a técnicas ingeniosas para buscar recursos maximizando el uso y minimizando los costos; se trata de un cambio de mentalidad pasar de pensar en cuánta plata necesito a qué recursos necesito.

     

    Este cambio de pensamiento nos permite preguntarme quién tiene esos recursos y me los podría facilitar a bajo costo o incluso sin costo.

     

    Veamos algunas técnicas comúnmente utilizadas:

     

    Para acceder al equipamiento.

     

    Muchas veces nos obsesionamos con “la máquina” y buscamos desesperadamente el dinero para comprar la última tecnología; tranquilo…  el objetivo no es acceder a la última tecnología sino contar con el producto o servicio para atender a nuestros clientes. Lo más probable es que en el arranque no necesitemos grandes volúmenes de producción y además ni siquiera podemos estar seguro de lo que realmente desean comprar nuestros clientes.

     

    ¿Qué hacer? Pensemos que tenemos la posibilidad de adquirir máquinas usadas, o buscar alquilar el uso de máquinas que tienen tiempo ocioso. Muchas empresas no utilizan su equipamiento durante la noche ¿por qué no tratar de alquilar ese tiempo?. También podemos utilizar tecnologías “alternativas”, muchas veces el trabajo manual suplanta la tecnología en el arranque del emprendimiento hasta que el volumen justifique la inversión y genere los fondos para adquirir tecnología adecuada.

     

    Tampoco se debe descartar la posibilidad de tercerizar la producción, es decir contratar a quien produzca por nosotros por supuesto bajo nuestras especificaciones.

     

    Por supuesto el asociarse con quien disponga de lo que nos falta es siempre una opción para acceder tanto a equipamiento como a un local de ventas o producción; clientes; proveedores; etc.

     

    Como regla general no olvidar el objetivo principal que es generar los productos para atender a nuestros clientes y “revisar” nuestra red de contactos (capital social) para buscar quien puede facilitarnos el acceso a lo que necesitamos.

     

    El garaje.

     

    La famosa historia del garaje  de Hewlett Packard también configura una forma de autofinanciarse. El alquiler de un local u oficina acarrea un costo fijo que puede condicionar las finanzas del proyecto o directamente condenarlo; no solo por el costo del alquiler sino por el resto de los costos asociados a mantener un local en funcionamiento.

     

    Comenzar desde la propia casa entonces aparece como una forma de mantener los costos bajos en el inicio del emprendimiento, por supuesto siempre y cuando la naturaleza del proyecto lo permita.

     

    Otra alternativa es compartir un lugar, quizás alguien de nuestra cadena de contactos tenga alguna oficina u escritorio ocioso y por poco dinero podemos tener nuestra oficina en marcha con secretaria, teléfono y demás servicios.

     

    Suscribite a EmpreNautas

     

     

    Contratar  personal.

     

    Tendrá que olvidarse de pensar en contratar al equipo de gerentes estrella desde el primer día.

     

    En general el emprendedor deberá estar preparado para hacer una gran inversión de “capital sudor” o de trabajo propio.

     

    Además se las ingeniará para utilizar “mano de obra asalariada”, hermanas y primas promotoras,  tío electricista, madre recepcionista, el suegro pintor, amigos “operarios”; son ejemplos que abundan en los emprendimientos que se inician con escasos recursos.

     

    También puede ser una alternativa la contratación de personal temporario de agencia o incluso gente con empleo que está dispuesta a trabajar unas horas adicionales después de su trabajo principal.

     

    Gestión de Capital de Trabajo.

     

    Empezar con escasos recursos implica una gestión rigurosa del Capital de Trabajo, describiré algunas técnicas y consejos que debieran tener en cuenta emprendedores que se inician de esta manera.

     

    Al principio no podrá retirar mucho dinero o quizás nada; esto implica pensar en cómo financiar sus gastos personales y los de su familia durante ese período. Puede ser a partir de un ahorro que haya generado con anterioridad, incluso es común que muchos emprendedores comiencen su empresa mientras aún están empleados. Otra forma habitual es generar un acuerdo con el cónyuge dónde uno financia los gastos familiares mientras el otro invierte su tiempo en la nueva empresa. Acuerdos similares pueden hacerse con socios, por ejemplo uno deja su empleo y el otro aporta el sueldo al emprendimiento.

     

    Dos fuentes importantes para financiarse son los mismos clientes y proveedores. En algunos mercados es posible operar pidiendo un anticipo a los clientes y, de esa manera, se puede comprar los materiales y lo único que tendría que invertir el emprendedor es trabajo. El financiamiento mediante proveedores es otra fuente importante: la clave es tratar de lograr de los proveedores un plazo de financiamiento mayor que el que nosotros damos a nuestros clientes; suele ser una tarea difícil principalmente cuando el emprendimiento se inicia y el emprendimiento no tiene antecedentes, de nuevo en estos casos los antecedentes personales y la red de contactos juegan un papel de gran importancia.

     

    Mantener el nivel de inventarios bajo es otra regla a respetar; no tendremos muchas posibilidades de adquirir un gran inventario y el riesgo de una baja rotación es un lujo que un emprendedor novel no se puede dar.

     

    Lamentablemente el diferimiento de pagos al Estado (impuestos) es una práctica habitual y, necesaria, el emprendedor no puede tomar deuda a tasas elevadas para pagar impuestos, lo habitual, cuando es necesario, es dilatar el pago al Estado y luego suscribir un plan de pagos en cuotas.

     

    Moderar el crecimiento.

     

    Todos hacemos nuestra empresa para crecer, pero cuidado: un ritmo un crecimiento acelerado significa que tendremos mayores compras, mayor cantidad de inventarios y mayores niveles de cuentas corrientes y eso hay que financiarlo. Si no cuidamos el ritmo de crecimiento mediante una adecuada gestión del efectivo y del capital de trabajo podemos caer en una “crisis de crecimiento”.

     

     

     

    FINALMENTE

     

    Haga el ejercicio de pasar de pensar cuánta plata necesito a pensar cómo hago para contar con el producto o servicio para atender a mis clientes y recuerde que más que capital financiero, para poner en marcha su emprendimiento, requerirás de mucho capital sudor (su esfuerzo) y capital social (su red de contactos) para acceder a los recursos que necesita.

     

     

    Miguel Angel Nuñez
    Analista de Sistemas, Licenciado en Administración y MBA. Profesor en la Universidad Nacional de Luján y consultor. Admirador del fenómeno emprendedor edita EmpreNautas desde julio del 2001.
    www.emprenautas.net

    Última actualización en Lunes, 21 de Octubre de 2013 18:21  
    Share


    ¡¡Suscribite GRATIS y pedí tus REGALOS!!

     

    Suscribite ya y a nuestro boletín y recibe de regalo dos herramientas imprescindibles para todo aquel que desee iniciar su negocio.

     

    Suscribite desde aquí


    Para Pensar

     

    "En las batallas te das cuenta de que los planes son inservibles, pero hacer planes es indispensable."

    Dwight E. Eisenhower